Para los artistas y organizadores del evento no solo se trataba de embellecer las paredes y las calles del municipio sino plasmar la herencia social y dejar un rastro pictórico cultural para las siguientes generaciones.